Por qué incluir pan ecológico en tu oferta

Tus clientes piden más pan ecológico porque los hábitos de consumo están cambiando. Un porcentaje cada vez más alto de la población compra productos ecológicos.

Esta preferencia por lo natural ha sido impulsada por los consumidores menores de 35 años, pero ya se expande a más franjas de edad. Está creciendo de manera exponencial al tiempo que adaptamos nuestras costumbres a una nueva realidad en la que nos convertimos en cuidadores del planeta y no en sus verdugos.

Tanto en tiendas bio, como en panaderías o negocios de hostelería, ser respetuoso con el medio ambiente y comer sano son tendencia. ¿Te apuntas?

Un sector en auge

Los consumidores cada vez tenemos más conciencia ecológica. Cada día estamos más alineados con un consumo responsable. Queremos generar menos desperdicios. Queremos que los productos que consumimos sean respetuoso con el medio ambiente porque así nosotros lo somos a su vez.

También estamos más concienciados con unos hábitos de vida saludables. Comprobamos la composición, si son productos procesados, el origen de las materias primas… Por esto, las empresas de alimentación se ven obligadas a ofrecer información sobre sus productos de una manera transparente y veraz.

Gracias a esta preocupación y a la concienciación que nace de ella, el sector de alimentación ecológica está en auge

Además, no podemos obviar que la generación actual de padres está dando unas pautas a sus hijos. Por ello, es de prever que la próxima generación esté más sensibilizada y consuma muchos más productos ecológicos.

Cuando elijas qué vas a ofrecer a tus clientes, ten en cuenta que España ya está entre los 10 países que más alimentos ecológicos consumen. 

Cómo ves, el mercado de productos ecológicos continuará de manera ascendente y en el futuro será la tónica habitual. Si no te lo habías planteado todavía, este es el momento perfecto de añadir a tu oferta pan bio. 

Todos debemos estar preparados para este cambio de paradigma, pero, ¿cómo?

Ofrece un pan más sano 

Da igual que tengas una panadería, una tienda bio o un negocio de hostelería. Cada vez más clientes desean realizar un consumo responsable y no solo en la compra familiar. En cierta manera, consumir alimentos ecológicos en reuniones sociales es una declaración de principios.

La manera de alinear los valores de tu marca con esto es ofrecer un pan más sano; ofrecer pan ecológico.

Es saludable por varias razones. La primera es que no se incorporan aditivos químicos en ningún momento del proceso de elaboración.

La segunda es el tiempo que se le dedica. El objetivo de la producción de pan industrial es hacer grandes cantidades con la mínima inversión. Esto abarca desde la elección de una materia prima más barata hasta un proceso de fabricación más agresivo. Siempre se traduce en una calidad inferior. 

Un ejemplo muy claro de dedicación en la elaboración de pan bio es que el tiempo de reposo de la masa una vez elaborada es el doble en el caso del pan ecológico.

Tus clientes piden más pan ecológico porque los hábitos de consumo están cambiando. Un porcentaje cada vez más alto de la población compra productos ecológicos. Clic para tuitear

 

La calidad 

Los consumidores cada vez están más informados y tienen más claro lo que quieren. A la hora de seleccionar un producto para su cesta de la compra tienen en cuenta muchos factores. 

El factor que claramente ha cobrado protagonismo en los últimos años es el respeto por el medio ambiente. Esto se traduce en una mayor demanda de productos respetuosos con él, que sean elaborados de la manera más natural posible. Y, por supuesto, con materias primas naturales y de calidad.

La calidad superior de las materias primas con las que se elabora el pan bio son la base de la mejor calidad del producto final.

Para que el cliente tenga todas las garantías, existen medidas de calidad y gestión muy exigentes, como el certificado IFS en alimentación.

Sabor y aroma del pan ecológico 

Merecen un titular porque son las dos características que exigen los amantes del pan. La buena noticia es que en este tipo de pan son más intensos que en el pan industrial. Esto se debe a las largas fermentaciones, que conservan matices que se pierden en fabricaciones más industriales.

Un pan elaborado de manera natural conserva las características de las materias primas. No necesita que se añadan emulsionantes o grandes cantidades de sal para suplir carencias gustativas u olfativas. 

La corteza del pan bio es más crujiente debido, entre otras cosas, al tiempo de cocción de la masa. Esto se traduce en un tiempo de conservación más prolongado; un detalle que nos lleva a ser partícipes de una cadena de consumo responsable.

Si todavía encuentras clientes reticentes, puedes dar a probar pequeñas porciones de alguna pieza. Cualquier idea preconcebida negativa que tengan sobre su sabor o textura desaparecerá.

Destaca el valor ecológico de los productos que ofreces

Te has esforzado por encontrar un pan sano de calidad que esté en línea con los valores de tu marca y a la vez con las necesidades y deseos de tus clientes, dale la importancia que merece.

Si ofreces pan hecho con ingredientes que proceden de cultivo ecológico, destácalo. Olvida la idea de que algo natural es aburrido o poco apetecible.

Asegúrate siempre de que el fabricante cumple los requisitos que se necesitan para considerar que el producto es natural y de calidad.

En la variedad está el gusto

Los panes ecológicos son variados además de apetecibles y saludables. Quedaron atrás los tiempos en los que lo natural era sinónimo de soso. Para su elaboración se pueden utilizar diferentes harinas y elementos.

En Fricopan ofrecemos tres opciones para adaptarnos a todos los paladares:

 

> Bio de centeno y trigo. Un pan con harina de centeno será más resistente a la humedad y resulta muy sabroso.

> Bio multicereales rectangular. Tu cliente podrá cortar las rebanadas del grosor que prefiera.

> Bio de girasol, con una crujiente capa de semillas de girasol en su parte superior.

 

Cuidar la salud propia ha dejado de ser aburrido. Cuidar la salud del planeta ha empezado a ser una realidad. Gracias al consumo de pan ecológico como el de Fricopan, puedes poner tu granito de arena. O, en este caso, tu miguita de pan.

Leave a Reply